Post Image

“Cómo alimentar a un dictador”(Witold Szablowski) y “El banquete de los dictadores: los platos favoritos de los tiranos del siglo xx”(Victoria Clark y Melissa Scott) son dos libros que nos acercan a los gustos culinarios de tiranos y dictadores. Uno describe la perversa relación de cinco dictadores del siglo XX (Sadam Husein, Pol Pot, Idi Amin, Enver Hoxha y Fidel Castro) con sus cocineros, y el otro se centra en la comida que degustaban los tiranos más abyectos del siglo pasado.

Así, el periodista polaco Witold Szablowski entrevistó a los cinco cocineros que mantuvieron una relación de poder y esclavitud con sus patrocinadores. Eran las personas de mayor confianza de los dictadores pero a su vez vivieron bajo el yugo de ser ejecutados por cualquier circunstancia vinculada a su alimentación.

PLATOS PREFERIDOS

El mariscal Tito (Yugoslavia) se deleitaba con un pedazo de grasa de cerdo caliente. La debilidad de Ceausescu (Rumanía) era un estofado hecho con un pollo entero… patas, pico y demás.Y Antonio Salazar de Portugal adoraba las sardinas, que le recordaban de su infancia, cuando tenía que compartir una sola sardina con su hermano.

Por su parte, Sadam Husein (Irak) amaba la sopa de pescado de Tikrit -pescado graso y vegetales-. Y la ensalada de papaya de Pol Pot (Camboya) tenía que ser al estilo tailandés o no la tocaba.

Puedes leer el artículo completo en Style International, diario digital de Negocios, Diplomacia y Lujo.

Next
La galleta marinera que sirvió para surcar los océanos
Comments are closed.